Historia de la Francmasonería

masonry

La Transición de Operativos a Especulativos

Cuando la logia de Edimburgo se reunió el 31 de Julio de 1599, las actas relatan que la logia reprendió a George Patoun por emplear a un Cowan, es decir, un artesano que no pertenecía a una Logia, o bien un “un artesano sin la palabra de Masón”, para trabajar en una chimenea.

Este relato junto con otros tantos, demuestran que las logias operativas se organizaban para regular la actividad del gremio. Hay muchos reportes de logias escocesas durante 1600s, pero de forma extraña, virtualmente muy pocos de Inglaterra. Se piensa que las logias escocesas empezaron a guardar los registros de sus reuniones después de que William Shaw, el Maestro de Obras del Rey en Escocia, expidió los primeros «Estatutos de Shaw” en 1598, que incluían instrucciones para los aprendices.

Durante los años 1600s ocurrieron eventos muy importantes en Escocia, y en 1630 Masones No operativos fueron admitidos en las logias escocesas como “miembros honorarios”. El primer registro de un Mason no operativo en Inglaterra es del 20 de mayo de 1641, cuando algunos miembros de la Logia de Edimburgo iniciaron a Robert Moray, Cuarto Maestro General de la Armada en Escocia, mientras el ejercito ocupaba Newcastle, Inglaterra.

william-schaw

5 años después, Elías Ashmole, el famoso anticuario Ingles, registró en su diario el 16 de Octubre de 1646: “Fui hecho Francmasón en Warrington en Lancashire”. Posteriormente, el 10 de marzo 1682 Elias Ashmole escribió: “He recibido una invitación para presentarme en logia, para una reunión que se celebrará el día de mañana en el Mason´s Hall en Londres”. Admisiones similares de masones no operativos o de caballeros han sido encontradas en toda Escocia.

Posteriormente, en 1717 cuatro logias antiguas de “masones especulativos” se reunieron para formar juntos la Primer Gran Logia en Londres. Aparentemente las logias londinenses habían descontinuado sus reuniones trimestrales oficiales (no hay registros), y esas cuatro logias deseaban restaurar sus reuniones, tener una asamblea y una celebración anual.

Por otra parte, los pocos registros aun existentes demuestran que en 1599, la francmasonería era una organización comercial que regulaba al gremio operativo, y en 1717 casi totalmente se había convertido en un club de caballeros, que mantenía la estructura y la terminología del gremio operativo.

Durante este siglo, las logias comenzaron a aceptar a miembros no operativos (comerciantes, académicos, intelectuales, artistas etc.), y un siglo después, la francmasonería estaría compuesta en su totalidad por masones no operativos, los cuales serian llamados masones especulativos.

Gradualmente, la organización comercial que regulaba al gremio operativo se convertiría en una fraternidad, ¿cómo ocurrió esto? Y ¿por qué? Son preguntas para las que no hay una respuesta certera. Sin embargo, fue durante la Ilustración cuando hombres de ámbitos tan variados, buscaron entender al mundo de diversas formas, particularmente a través de la ciencia. Eventualmente, estos hombres se encontraron en las logias masónicas y transformaron lo que fuera una organización comercial de picapedreros, en la fraternidad más antigua y honorable en la historia de la humanidad.

Para entender mejor la diferencia entre los dos tipos de Masonería (Operativa y Especulativa) expuestos hasta ahora, citamos a Jeremy Ladd Cross, quien propuso la mejor explicación acerca de los dos tipos de Masonería:

“Por Masonería Operativa, nosotros aludimos a la aplicación correcta de los principios y reglas de la arquitectura, a partir de las cuales las estructuras toman su figura, fuerza y belleza; donde el resultado es la correcta proporción y justa correspondencia de todas las partes…

«Por Masonería Especulativa, nosotros aprendemos a dominar las pasiones, actuar sobre la escuadra, mantener la lengua (palabras) en debida regla, mantener los secretos y practicar la caridad… conduce a la contemplar con reverencia y admiración, las obras gloriosas de la creación, e inspira las más exaltadas ideas de perfección de su creador divino…”

(The True Masonic Chart or Hieroglyphic Monitor, 1819)

Evidencia Documental: 1390-1850

El documento más antiguo relacionado con la Francmasonería es el Manuscrito Regius, fechado aproximadamente de 1390. Es uno de los “Antiguos Cargos” o “Constituciones Góticas”, los primeros documentos que gobernarían a los masones como organización gremial. Las Constituciones Góticas sirvieron para regular la organización masónica, proporcionando reglas sobre la conducta entre los miembros y para el desempeño del oficio. Por ejemplo, la forma en que los aprendices y maestros debían interactuar y sobre como los maestros debían comportarse.

regius

Además de servir como una norma de conducta, las Constituciones Góticas también sentaron las bases de la historia legendaria del gremio masónico. Pero lo más importante, dichos documentos establecían al gremio masónico no como una institución servil, si no como una institución antigua y honorable.

 El Nacimiento de la Fraternidad Masónica

Uno de los pasos mas importantes de la Gran Logia de Iglaterra, fue el 29 de Septiembre de 1721, cuando James Anderson compiló todas las copias de las constituciones góticas en un “nuevo y mejor método”, que daría lugar a la publicación en 1723, de la primer publicación masónica: The Constitutions of the Freemasons. Containing the History, Charges, Regulations of the Most Ancient and Right Worshipful Fraternity.

En dicho libro se codificaban las reglas y regulaciones de la fraternidad masónica, y se exponían varias historias legendarias sobre el origen de la Masonería, sus tradiciones y principios.

Hay muy pocos registros de las primeras reuniones de la Primer Gran Logia de Londres (El primer registro data de 1723). Sin embargo, existe el registro de un evento histórico, en la segunda edición de “Las Constituciones de los Francmasones” del pastor James Anderson, publicadas en 1738 y cuyo titulo original fue: The New Book of Constitutions of the Ancient and Honourable Fraternity of Free and Acepted Masons.

andersonEn dicha edición podemos encontrar el registro de tan importante evento:

“On St. John Baptist´s Day (June 24), in the 3d Year of King George I. A.D 1717, the ASSEMBLY and Feast of the Free and Accepted Masons was held at the Foresaid Goose and Gridion Alehose.

Before Dinner, the oldest Master Mason (now master of the Lodge) in the Chair, proposed a List of proper Candidates; and the Brethren by Majority of Hands elected Mr. Antony Sayer Gentleman, Grand Master of Masons”

(The Constitutions of Free-Masons, 1738)

Este registro pone de manifiesto la formación de la primera Gran Logia de Londres, siendo Antony Sayer su primer Grand Maestro.

Posteriormente con la aparición de la Gran Logia de los Antiguos en 1751 (Grand Lodge of Free and Accepted Masons According to Old Institutions), comienzan una serie de debates y discusiones entre ambos grupos entorno al grado del Real Arco y a las alteraciones realizadas al ritual (por parte de «los modernos»).

En respuesta al creciente numero de libros exposé que permitían a personas ajenas a la Francmasonería, ingresar a las logias de forma ilegal, la Gran Logia de Inglaterra cambio las “palabras secretas” del primer y segundo grado; de esta manera, solo los masones activos que acudían a las logias podrían saber los cambios, y todas las personas ajenas al gremio serian descubiertas en el acto.

Estas acciones no fueron tomadas muy bien por los Masones mas conservadores, que tenían la opinión de que nada en la Masonería, y particularmente los rituales deberían alterarse.

La Nueva Gran logia (de los antiguos) mantenía las antiguas tradiciones y comenzaron a llamarse así mismos como “Los Antiguos”, en el entendido de que no alteraban las tradiciones. Por su parte, llamaron a la primer Gran Logia de Inglaterra, como “Los Modernos”.

Los “antiguos” fueron mas agresivos que los “modernos” con respecto a la entrega de cartas patente, lo que les permitió crecer mas rápido. En 1757, los antiguos dieron la instrucción a sus logias de no admitir a Masones “modernos”, creando así, el primer caso de No Reconocimiento entre dos grandes Logias. En 1757, los antiguos reconocían a la Gran Logia de Irlanda y en 1772 a la Gran Logia de Escocia; eventualmente “los antiguos” se establecieron como una parte legítima de la Francmasonería.

La Importancia del Real Arco

En el tiempo en el que se formó la Gran Logia de “los Antiguos”, el grado de Real Arco estaba emergiendo en Inglaterra, como el mayor grado después del Grado de Maestro Masón. Los “Modernos” trabajaron el grado de Real Arco, sin embargo, no dieron importancia a la noticia oficial de que los “antiguos” abrazaban el Real Arco con mucho más fervor, trabajando este grado en todas sus logias.

ra04

Sin embargo, ¿era el Real Arco parte integral de la Francmasonería, o solo una parte sublime, pero opcional? En 1754, Laurence Dermott, Gran Secretario de la Gran Logia de “los antiguos” dijo lo siguiente:

 “I firmly believe (The Royal Arch) to be root, heart, and marrow of Freemasonry”

(“Creo firmemente que el Real Arco es la raíz, el corazón y la médula, de la Francmasonería”).

A pesar de que esta afirmación remarcaba la importancia de este grado, “los antiguos” no hicieron mucho con el Real Arco hasta 1770s. Hasta entonces, el grado de Real Arco tomó gran importancia, cuando “los antiguos” declararon en 1794 que:

“The Ancient Freemasonry consist of Four Degrees, the three first of which are, that of the Apprentice, the Fellow Craft, and the Sublime Degree of Master Mason; and a Brother being well versed in those degrees… is elegible, if found worthy, to be admitted to the Fourth Degree, The Holy Royal Arch”

(“La antigua masonería consiste de cuatro grados, los tres primeros son el grado de Aprendiz, Compañero y el Sublime Grado de Maestro Masón; y un hermano que es versado en esos grados, es elegible, si se encuentra bien habido, para ser admitido en el cuarto grado, El Santo Real Arco”)

Este cuarto grado tan importante, tomó un sentido distinto y permitió distinguir a los “antiguos” de los “modernos”.

La Reconciliación de 1813

En 1813, el Duque de Kent se convirtió en el Gran Maestro de la Gran Logia de “los Antiguos”, y su hermano, el Duque de Sussex, se convirtió en el Gran Maestro de la Gran Logia de “los Modernos”.

Los dos hermanos (tanto de familia como de fraternidad) deseaban poner fin a la rivalidad de las dos grandes logias. Para ello, se prepararon comités para unificar criterios con respecto a procedimientos, ceremonias y rituales. Finalmente, el 27 de Diciembre de 1813 (noche de San Juan Evangelista), cerca de un siglo después de haberse formado la Primer Gran Logia, las dos grandes logias rivales se unieron para formar la Gran Logia Unida de Inglaterra.

Al formarse la Gran Logia Unida de Inglaterra, también se resolvió la cuestión del Real Arco, que era tan importante para “los antiguos”. En este entendido, se estableció lo siguiente:

“It is declared and pronounced that pure Ancient Masonry consist of three degrees, and no more, viz., those of the Entered Apprentice, the Fellow Craft, and the Master Mason (Including the Supreme Order of the Holy Royal Arch)”

Se declara y se pronuncia, que la pura y antigua masonería consiste de tres grados y no más. A saber, el grado de Aprendiz, el grado de Compañero y el grado de Maestro Masón (incluyendo la Suprema Orden del Santo Real Arco).

A partir de ese momento, el Real Arco no es un cuarto grado separado, pero se reconoció  como parte integral y esencial del Grado de Maestro Masón, en el contexto de la masonería regular. 

history01history02history03history04history05history06

Sello